Cómo hacer el huevo frito perfecto

Cómo hacer el huevo frito perfecto

Cómo hacer el huevo frito perfecto?

Hacer un huevo frito, no es una ciencia, pero tampoco tan sencillo.

  1. Elige el sartén más adecuado. El mejor sartén para hacer huevos fritos es el de acero anti adherente.
  2. Añade la mantequilla, manteca de cerdo o aceite vegetal en el sartén. Sólo necesitarás lo suficiente para cubrir el sartén. Este es uno de los secretos claves para que las yemas queden perfectamente cocinadas. La manteca de cerdo se considera ideal para hacer huevos fritos.

  3. Dejar calentar la grasa lo suficiente, de tal forma que chisporroteé cuando le eches una gota de agua. Un consejo para asegurarte de que queden perfectos es que esperes a que la parte blanca del huevo (clara) se acomode bien y los bordes del huevo se cocinen. Para que esto suceda, añade 1/2 cucharadita de agua por cada huevo antes de añadirlos. Si una gota de agua chisporrotea inmediatamente y se evapora en el sartén, está lo suficientemente caliente como para cocinar los huevos correctamente cuando los agregas. No esperes demasiado tiempo antes de agregar los huevos. Si el sartén se calienta demasiado, los bordes de los huevos se quemarán antes de que la parte blanca se termine de cocinar.

Cómo hacer el huevo frito perfecto
Cómo hacer el huevo frito perfecto
  1. Rompe el huevo suavemente por la mitad. Después de romperlos colócalo encima del sartén y déjalo caer suavemente sobre la grasa caliente. Bájale el fuego de inmediato y cocínalo a fuego lento el tiempo restante. Si tiene problemas al romper los huevos, para que no te queden cascaras en él, puedes romperlos en un recipiente y comprobar que no te haya quedado ninguna cáscara. Luego lo viertes en el sartén, un huevo a la vez.
  • Si vas a cocinar más de un huevo repites el mismo proceso, asegurándote de que haya espacio suficiente en el sartén de tal forma que las claras no se toquen. Con la práctica, serás capaz de dejar la yema en todo el centro de la clara. También puedes utilizar un anillo para preparar huevos, mantendrá los huevos con bien presentados, redondos y separados. Si lo prefieres, puedes permitir que las claras se mezclen y después de que los huevos se cocinen las puedes separar con un cuchillo o espátula.
    Opcional: Corta la clara justo alrededor de la yema con una espátula o una cuchara. Esto ayudará a la clara a distribuirse en una capa más delgada para que se cocine más.

  • Unta mantequilla, grasa de cerdo aceite en la parte superior de los huevos para darle más sabor. A pesar de que esta adición es opcional, Mejora el sabor y la textura del huevo frito.

  • La adición de sal y pimienta en esta etapa es sugerida por la mayoría de los Chefs. Sin embargo, muchos cocineros no están de acuerdo, porque dicen que los huevos tienden a perder humedad y volverse gomosos cuando se añade sal durante la cocción. La sal también puede causar que los huevos se cocinen de forma irregular. Sin embargo puedes hacer la prueba para ver con cuál de las dos teorías estás de acuerdo: Sal durante o después de la cocción.

  • Considera cubrir la sartén. Tapar la sartén puede acelerar el proceso de cocción pero se debe tener cuidado para evitar que las yemas se cocinen demasiado. Si tapas la sartén, la parte superior de la clara (incluyendo la capa sobre la yema) se vuelve blanca y firme, en lugar de permanecer clara y resbaladiza. Si tapas la sartén, debes estar muy pendiente del tiempo de cocción; revisa el huevo a los 3 minutos sin falta. Una sartén con una tapa transparente puede ser útil para observar el progreso con facilidad. También puedes verter una cucharada de agua en la sartén antes de cubrirla. Este vapor que se genera ayuda a cocinar los huevos en la parte superior. Un consejo para que huevos fritos te queden perfecto es esperar a que la clara se asiente y los bordes se cocinen, y luego añadir 1/2 cucharadita de agua por cada huevo.

  • Cocina los huevos hasta que la clara y la yema alcancen la consistencia deseada. Por lo general, esto significa que las claras estén firmes y la yema esta gruesa, pero si te gusta que los huevos queden con la yema blanda, es una preferencia personal. Puedes comprobar la consistencia de la yema agitando suavemente la sartén y observando cómo se sacude de huevo. Con la practica aprenderás cuánto tiempo debes cocinar el huevo para que queden a tu gusto. Otra técnica consiste en cocinar el huevo cubierto por un minuto, retiras la sartén del fuego (aún con la tapa colocada) y esperas a que la clara adquiera un color blanco opaco (normalmente de demora entre 3 y 5 minutos). Para matar cualquier bacteria que pueda tener, los huevos deben alcanzar una temperatura de 140 º F (60 º C). En ese momento, la clara se fijan totalmente y las yemas comienzan a ponerse espesas, aunque el centro aún puede estar líquido. Si los huevos no alcanzan esta temperatura, corres el riesgo de intoxicarte.

  • Retira del fuego. Desliza la espátula debajo de cada huevo, y coloca suavemente el huevo frito en un plato listo para servir. Una buena idea es servir los huevos fritos en un plato caliente para mantener su temperatura.

  • Sirve inmediatamente. Estos huevos una vez cocinados se deben servirse inmediatamente, de la sartén al plato. Si los vas a servir con otros alimentos como los frijoles, tostadas, tomate cocido, salchichas, tocineta, etc., tienes que haberlos preparados de antemano. Algunas sugerencias para acompañar tus huevos son: Acompáñalos con pan tostado, lo cual permitirá al comensal utilizar los trozos de pan para limpiar toda la yema que quede dispersa en el plato. Sírvelo sobre arroz blanco, sémola o con carne picada en conserva. Acompáñalo con tu salsa favorita. Intenta untar un poco de mantequilla, aceite vegetal o grasa de cerdo sobre las yemas usando una cuchara.

  •  

     

    • 15gr. – 30gr. (1/2 – 1 oz) de manteca o mantequilla, manteca de cerdo o aceite vegetal; o 1 – 2 cucharadas de mantequilla, manteca de cerdo o aceite vegetal por cada cuatro huevos, sin embargo, lee atentamente las instrucciones de cómo distribuir la mantequilla al cocinar.
    • Huevos.
    • Sal y pimienta a gusto.
    • Espátula.
    • Cronómetro.