Secar y arreglar un móvil o smartphone mojado

Secar y arreglar un móvil o smartphone mojado

Tirar un teléfono en el inodoro, ducha, o en una jarra de cerveza le puede pasar a cualquiera y, aunque suene gracioso, podría salirte muy caro.

Si se te cayó tu teléfono al agua, seguí los pasos a continuación para secarlo correctamente.

Secar y arreglar un móvil o smartphone mojado
Secar y arreglar un móvil o smartphone mojado

Paso 1: Sacarlo del agua
Lo primero que se debe hacer es sacar el teléfono del agua. Cuanto más rápido, mejor.

Paso 2: Quitar la batería, tarjeta SIM y memoria externa
De inmediato hay que sacar la batería, la tarjeta SIM y el memoria externa. No intentes probar si funciona, es fundamental secar el teléfono por completo antes de volver a utilizarlo.

Si tenés un teléfono con batería no desmontable, tendrás que apagar el teléfono tan pronto como sea posible y luego retirar la tarjeta SIM.

Paso 3: Secar cada componente
Luego de retirar la batería y la tarjeta SIM hay que secar cada componente a fondo (pero con cuidado) con un paño absorbente hasta que queden secos al tacto.

Paso 4: Colocar los componentes en arroz
Llená una bolsa de plástico sellable (tipo Ziploc) con arroz y colocá el teléfono, la batería, la tarjeta SIM y la memoria externa en el medio del arroz. Si tenés alguna bolsita de gel de sílice también podés ponerla dentro de la bolsa. Tanto el arroz como el gel de sílice son excelentes para absorber la humedad.

Paso 5: Esperar
El paso final es la más importante. Se recomienda esperar entre 12 y 24 horas para que los componentes se sequen y queden sin humedad.

Paso 6: Volver a armar y probar
Una vez que el teléfono esté completamente seco, volvé a armarlo y tratá de encenderlo.

Tomá en cuenta que…
No es una buena idea tratar de secar el teléfono con un secador de pelo. El aire caliente de un secador de pelo podría dañar componentes importantes, además de que el flujo del aire podría hacer que el agua ingrese aún más adentro.
Aunque el arroz absorberá la humedad, eso no significa que el teléfono volverá a funcionará correctamente. El agua pudo haber hecho corto circuitos en el teléfono o dejado rastros de minerales que corroen los componentes electrónicos.
Lo óptimo sería remojar el teléfono en alcohol isopropílico, ya que el alcohol sacará el agua y eliminará los depósitos minerales, pero es altamente inflamable y debe ser tratado con máximo cuidado.

Leer más en nacho.com.ar: http://nacho.com.ar/#ixzz3rHWJwlxm