Instalar o no instalar una beta pública?

Instalar iOS 10 o no? Ventajas y desventajas, y MacOS Sierra?

Ahora bien, pasemos a las razones por las que no te conviene instalar estas susodichas betas.

Beta pública de iOS 10 ya está disponibleLos usuarios interesados en descargarla, deberán registrarse en el Programa de Apple para las betas públicas de su sistema operativo.

Instalar o no instalar una beta pública?

Software en continua mejora

Como su nombre lo dice, este software se trata de sistemas operativos estables pero no lo suficiente para llegar a las masas. No por nada Apple está esperando a otoño (posiblemente septiembre) para lanzar las versiones finales de ambas plataformas. Son tres meses de más betas para seguir mejorando, y como esta es la primera beta, se trata de la versión más inestable.

Problemas de compatibilidad

Muchas aplicaciones todavía no están diseñadas para funcionar en iOS 10 y macOS Sierra, por ello al ejecutar aplicaciones que no han sido actualizadas por sus desarrolladores es posible que te encuentres con problemas al ejecutarlas.

Bugs

Los bugs de computadora son tan molestos como los bichos de la vida real, y el software beta está plagado de estos problemas. Una anécdota personal es que llevo con la beta para desarrolladores de iOS 10 desde que se lanzó en junio, y es muy común que de vez en cuando mi iPhone se reinicie por ninguna razón aparente.

Esto es normal, pues se trata de una beta y los problemas de estabilidad y desempeño están a la orden del día. No te molestes si instalas la beta y tu iPhone de la nada se reinicia a la mitad de un videojuego o mientras estás subiendo una foto a Snapchat — es el pan de cada día de las betas.

Consumo de batería

En muchas ocasiones, el software beta también trae problemas en el consumo de la energía del dispositivo.

Si bien en la beta de iOS 10 no he experimentado problemas, en la beta de watchOS 3 para el Apple Watch sí los tengo. A veces no se muestra bien la carátula de mi reloj, o la batería se consume en exceso. Para el mediodía, mi pobre Apple Watch ya tiene el 20 ó 30 por ciento, algo que con un software estable no sucede.

Es un dolor de cabeza hacer downgrade

Si ya instalaste la beta y te diste cuenta de que no es para ti, tendrás que regresar a la versión más estable de iOS 9. Para ello, tienes que hacer downgrade y la verdad es que es un dolor de cabeza.

Downgrade consiste en restaurar tu teléfono. O, en otras palabras, eliminar todo en tu dispositivo con la beta, incluido tus fotos, contactos, mensajes y aplicaciones. Con el downgrade tienes que restaurar tu iPhone, después descargar e instalar iOS 9, volver a instalar –o restaurar de una copia de seguridad– todas tus aplicaciones. ¿Quieres hacer eso? Piénsalo dos veces.

No todos tienen la beta

Algunas funciones de interacción requieren que otros dispositivos tengan macOS Sierra o iOS 10. Por ello, si eres el único de tus amigos que tiene iOS 10, ellos no podrán ver tus mensajes con efecto enviados a través de iMessage, o tampoco te podrán enviar sus latidos con el Apple Watch si ellos están en watchOS 2 y tú en watchOS 3.

Tendrás lo más nuevo, pero estarás solito.

Y… ¿Qué hay de las ventajas?

¡La aventura te espera!

Probar una beta no sólo te genera adrenalina de que estás probando las nuevas funciones que los usuarios regulares van a instalar hasta meses después, sino que también puedes poner tu granito de arena para mejorar los sistemas operativos.

Recuerda que ambas betas incluyen algo llamado Feedback Assistant, un app en la que puedes escribir los problemas de desempeño o compatibilidad que vayas encontrando y así los ingenieros de Apple pongan manos a la obra en corregirlos.

Asimismo, iOS 10 tiene un nuevo centro de notificaciones con un diseño de widgets diferente. El app de mensajes tiene una tienda propia de aplicaciones para enviar stickers, o enviar dinero a través del app. iOS 10 también incluye un nuevo modo oscuro o “Dark Mode” para oscurecer la interfaz en escenarios de poca luz — este modo llega al Apple TV junto con tvOS 10.

Siri ahora tiene mejoras para ser más inteligente y, muy importante, la asistente virtual ahora se convierte en “el” asistente, gracias a incorporar la opción de hablar en español.

BONUS hAZtodo.com

  1. Respalda tu dispositivo. Aunque son aislados los casos (yo, por ejemplo, nunca he tenido un problema), siempre existe la posibilidad de que algo salga mal durante la instalación de la beta. Por ello, elige tu método favorito y haz un respaldo de tu información — ya sea en iTunes o en iCloud. La elección es tuya, pero hazlo.
  2. Dispositivos compatibles. Asegúrate de que tu dispositivo es compatible con iOS 10; eso lo puedes averiguar aquí.

  3. Registrate en el Programa de betas de Apple. Haz clic en este enlace desde el dispositivo donde vas a instalar la beta. El enlace te lleva a la página de Apple, y luego de una pequeña introducción, aparece el botón que dice “Sign up”, haz clic ahí, inicia sesión con tu Apple ID y estarás registrado.

  4. Descarga el perfil. Después de registrarte, aparecerá una nueva página que te dice “Download Profile”, haciendo referencia a que se va a descargar un perfil verificado por Apple y que modifica el dispositivo para hacerlo compatible con la beta y futuras actualizaciones.

  5. Instala el perfil. Apenas se descargue el perfil, se abrirá automáticamente los Ajustes o Configuración del dispositivo. Ahí, instala el perfil que acabas de descargar. Tras la instalación, el dispositivo se reiniciará.

  6. Descarga iOS 10. Ya que el teléfono se volvió a encender, ve a Configuración > General > Actualización de Software, y, si hiciste todos los pasos de arriba de forma correcta, la beta pública de iOS 10 debe estar esperándote ahí para que la descargues e instales. Esto toma algo de tiempo, así que ten paciencia.

Si encuentras un problema repórtalo a Apple. La idea de instalar iOS 10 en tantos dispositivos antes del lanzamiento oficial es la de corregir problemas. Encontrarás un app llamado Feedback Assistant (Asistente de retroalimentación) en tu dispositivo iOS para ayudarte en ese proceso.