Due Dilligence, qué es?

La traducción literal es ‘diligencias debidas’. La traducción libre más apropiada sería auditoría. El término due diligence se emplea para conceptos que impliquen la investigación de una empresa o persona previa a la firma de un contrato o una ley con cierta diligencia de cuidado. Puede tratarse de una obligación legal, pero el término comúnmente es más aplicable a investigaciones voluntarias.

Ejemplo típicodu de “due diligence” en varias industrias es el proceso por el cual un comprador potencial evalúa una empresa objetivo o sus activos de cara a una adquisición.

La diligencia debida o due diligence es un término, utilizado habitualmente en el ámbito de las adquisiciones empresariales, para referirse al proceso de búsqueda de información sobre una empresa. Incluye aspectos como: su área de actividad; las posibilidades y perspectivas de futuro del negocio; y el estado de su activo y de su pasivo. En definitiva, busca obtener toda la información necesaria para valorar y fijar de forma objetiva; el precio final de una operación de adquisición de empresas; la forma de estructurar la transacción; y la exigencia de garantías o, en su caso, la conveniencia de dar marcha atrás a la compra por la detección de riesgos o por la aparición de nuevas informaciones.

Due Dilligence, qué es?
Due Dilligence, qué es?

¿Qué es una “Due Diligence”?
Tras un periodo de negociación y aproximación entre los vendedores y los inversores o compradores y una vez de que el inversor muestre un interés real, normalmente reflejado mediante una “Carta de intenciones” en la que se recoge precisamente la intención de adquirir la totalidad o una parte de una sociedad en determinadas condiciones, se abre entonces un proceso denominado de “Due Diligence”, “Diligencias debidas” o “Auditoría de compra de empresas” en virtud del cual el comprador realiza, con explícito consentimiento y asistencia del vendedor, una detallada investigación de diferentes áreas del negocio que se quiere adquirir al objeto de conocer con mayor profundidad aquello que se desea adquirir.
Para la mayoría de los adquirentes ésta es la primera oportunidad de conocer el negocio en detalle.

Dentro de la misma se pueden diferenciar dos tipos de análisis:

a) Análisis económico-financiero: consiste en una auditoría de compra rigurosa y pormenorizada que afecta tanto a los estados financieros, como a la valoración de activos materiales e inmateriales (inmuebles, marcas, cuota de mercado, etc.). Esta exhaustiva revisión también tiene por objeto cotejar y estudiar la viabilidad del plan de negocio elaborado por el equipo de dirección. Entre las áreas que se desarrollan en una due diligence económico-financiera se encuentran: la descripción del sector, descripción de la empresa, la estrategia de la empresa, los sistemas contables y de control interno, información financiera, situación financiera, organización y recursos humanos, así como factores medioambientales, entre otros aspectos.
b) Análisis legal: el proceso de la due diligence, en su vertiente jurídica, se basa en la revisión y estudio de los contratos, la revisión de los temas societarios y el estudio de los posibles litigios. También incluye la revisión fiscal y laboral. Su importancia estriba en evitar que se encuentren ocultos compromisos o acuerdos que podrían poner en peligro la operación.

¿Quién es el encargado de realizar la Due Diligence?
La “Due Diligence” será encomendada, por regla general, a equipos formados por firmas de auditoría y de abogados para llevar a cabo el análisis de la parte contable y de la parte legal o jurídica, respectivamente.

¿En que consiste un informe de Due Diligence?
Tras la recopilación de la información y su oportuno análisis, dichos profesionales plasmarán sus hayazgos en un informe en el que se describirá el objeto, la metodología y el alcance del trabajo efectuado y se realizará un análisis de aquellos aspectos fiscales, laborales y legales de la actividad de la sociedad que resulten necesarios.
Todo ello, como ya hemos comentado, con la finalidad de detectar cualquier aspecto o contingencia que pudiera tener relevancia a la hora de evaluar la veracidad y grado de fiabilidad de las garantías y manifestaciones otorgadas y, en especial de determinar posibles correcciones en el precio de compra-venta fijado o la ejecución de las cláusulas de resolución del negocio pactado.
El contenido del informe dependerá del alcance del trabajo acordado, pero normalmente incluirá:
Un sumario objetivo.
Revisión comercial.
Revisión de los aspectos industriales y tecnológicos.
Revisión de los activos y pasivos de la compañía.
Revisión de la previsiones futuras (comerciales, generación de recursos e inversiones).
La dirección y el personal.
Revisión contable.
Revisión fiscal.
Revisión legal.
Otros.

Creemos que está explicado en su totalidad el Due Diigence. Si no es así, nos avisas y aquí en hAZtodo.com lo completaremos!