Cómo identificar el coronavirus

Cómo identificar el coronavirus

Cómo identificar el coronavirus

Con los informes acerca del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2, el cual causa la enfermedad COVID-19, anteriormente conocida como 2019-nCoV) acaparando todas las noticias, podrías sentir preocupación por enfermarte. Si bien es cierto que el coronavirus se propaga por todo el mundo, es probable que no debas preocuparte por contraerlo. No obstante, es importante que tomes tus síntomas en serio si crees que puedes estar enfermo. Si te preocupa tener coronavirus, quédate en casa y contacta a tu médico para averiguar si necesitas tratamiento.

El nuevo coronavirus se propaga principalmente por contacto directo (1 metro o 3 pies) con una persona infectada cuando tose o estornuda, o por contacto con sus gotículas respiratorias (saliva o secreciones nasales).

La COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por un nuevo virus que no había sido detectado en humanos hasta la fecha.
El virus causa una enfermedad respiratoria como la gripe (influenza) con diversos síntomas (tos, fiebre, etc.) que, en casos graves, puede producir una neumonía. Para protegerse puede lavarse las manos regularmente y evitar tocarse la cara.

Si crees que tú o algún ser querido podría haber contraído el coronavirus, evita el contacto con otras personas para evitar que se propague y ponte en contacto de inmediato con tu médico o con la entidad asignada en tu país para el control de la enfermedad

Presta atención a los síntomas respiratorios como la tos. Dado que el coronavirus es una infección respiratoria, una tos, con o sin moco, es un síntoma común. No obstante, una tos también podría ser síntoma de alergias o una infección respiratoria distinta, así que procura no preocuparte. Llama a tu médico si crees que la tos y la secreción nasal podrían ser síntomas causados por el coronavirus.

Evalúa si has estado cerca de alguien enfermo. En este caso, es posible que hayas contraído la enfermedad que tenía. Si esta persona está claramente enferma, aléjate de ella en primer lugar.
Si estás tosiendo, mantén tu distancia de personas que tengan un sistema inmunitario debilitado o riesgos elevados de complicaciones, como aquellas que tengan más de 65 años de edad, recién nacidos o niños, mujeres embarazadas, y quienes tomen inmunosupresores.

Tómate la temperatura para ver si tienes fiebre. Dado que la fiebre es un síntoma común del coronavirus, siempre debes revisar tu temperatura corporal si te preocupa haber contraído el virus. La fiebre superior a 38 °C (100,4 °F) podría ser una señal de que tienes el coronavirus u otra infección. Si tienes fiebre, llama a tu médico para informarle tus síntomas.
El hecho de que tengas fiebre podría indicar que puedes contagiar a los demás, así que evita el contacto con las personas.

Solicita atención médica si tienes problemas respiratorios o falta de aliento. El coronavirus puede causar problemas respiratorios, que siempre representan un síntoma grave. Comunícate con tu médico de inmediato u obtén atención médica de emergencia si tienes dificultades para respirar. Es posible que tengas una infección grave, como el coronavirus.
Dado que posiblemente necesitarás tratamientos adicionales para los problemas respiratorios, es importante que siempre consultes con tu médico si experimentas falta de aliento.
Consejo: el brote en 2019 del COVID-19 comenzó en China causando neumonía en algunos pacientes. Por lo tanto, no dudes en consultar con tu médico si tienes dificultades respiratorias.

Reconoce un dolor de garganta y secreción nasal como señales de una infección diferente. Si bien el coronavirus es una infección respiratoria, generalmente no causa dolor de garganta o secreción nasal. Sus síntomas más comunes son tos, fiebre y falta de aliento. Otros síntomas de una infección respiratoria probablemente indiquen que tienes otra enfermedad, como el resfriado común o la gripe. Consulta con tu médico para estar seguro.
Es comprensible que te pongas nervioso por el coronavirus si te sientes enfermo. No obstante, probablemente no necesites preocuparte si tienes síntomas además de fiebre, tos y dificultad para respirar.

Obtener un diagnóstico oficial

Llama a tu médico si sospechas que tienes coronavirus. Infórmale a tu médico cuáles son tus síntomas y pregúntale si tienes que acercarte para un examen físico. El profesional quizás te recomiende quedarte en casa y descansar. Sin embargo, podría pedirte que te acerques para hacerte un análisis de laboratorio y confirmar una posible infección de coronavirus. Sigue las indicaciones de tu médico para recuperarte y reducir el riesgo de propagar la infección.
Ten en cuenta que no existe un medicamento para el coronavirus, por lo que tu médico no podrá recetarte un tratamiento.
Consejo: infórmale a tu médico si has viajado recientemente (especialmente a China, Corea del Sur, Estados Unidos, Italia, España, Irán o Japón), has entrado en contacto con alguien enfermo, o con animales. Esto lo ayudará a determinar si el coronavirus puede haber causado los síntomas.

Se espera que siendo el país con más casos Estados Unidos, y con más muertes España e Italia, estos 3 países serán los más golpeados por el Coronavirus. Argentina es uno de los países modelos, en implementar más rápido que los demás la cuarentena total, pese a que su economía no le permite comprar los suficientes respiradores, ni tampoco poseer la cantidad de camas para internados graves, con una pobreza que alcanza casi el 40% de su población que vive en situaciones extremas. Agentina espera levantar su cuarentena parcial para el 13 o 20 de abril, y el comienzo del ciclo escolar entre el 4 y 11 de mayo 2020.

Sométete a un análisis de laboratorio para descartar o confirmar el virus, si tu médico lo recomienda. El profesional podría tomar una muestra de la mucosa nasal o un análisis de sangre para verificar si hay una infección. Esto lo ayudará a descartar otras infecciones y posiblemente confirmar el coronavirus. Permite que tu médico tome una muestra de tu mucosa nasal o te extraiga sangre para poder realizar un diagnóstico correcto.
El hisopado nasal o la extracción de sangre no causan dolor, pero podrías experimentar cierta molestia.
¿Lo sabías? Por lo general, el médico te aislará en una sala y notificará inmediatamente a los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) mientras analiza y lleva un registro de tu enfermedad. Si sospecha que tienes COVID-19, enviará tus muestras al CDC si te encuentras en Estados Unidos, o a la organización de salud pública de tu respectivo país. Actualmente, las pruebas de diagnóstico para esta cepa de coronavirus solo pueden realizarse en los CDC si estás en los Estados Unidos.

Obtén un tratamiento médico de emergencia si tienes dificultades para respirar. Intenta no preocuparte, pero comprende que una infección grave del coronavirus puede causar complicaciones como la neumonía. Si tienes problemas para respirar, acércate al consultorio de tu médico, a un centro de urgencias médicas o a una sala de emergencias de inmediato. Si estás solo, pide ayuda para llegar de forma segura.
Los problemas respiratorios pueden ser una señal de que experimentas complicaciones, y tu médico te ayudará a obtener el tratamiento necesario para recuperarte.

Método Tratar el coronavirus

Quédate en casa para reducir el riesgo de infectar a los demás. No te vayas de casa si te sientes enfermo; ya que, si tienes síntomas respiratorios, podrías contagiar a los demás. Quédate cómodo en casa mientras te recuperas. Además, infórmales a las personas que estás enfermo para que no te visiten.
Si decides ir al médico, usa una máscara o un tapabocas para prevenir la propagación del virus.
Consulta con tu médico para saber cuándo es seguro que retomes tu rutina normal. El riesgo de contagio podría durar hasta unos 14 días.

Descansa para que tu cuerpo pueda recuperarse. Lo mejor que puedes hacer por ti mismo es descansar y relajarte mientras tu cuerpo lucha contra la infección. Recuéstate en la cama o el sofá con la parte superior del cuerpo levantada con almohadas. Además, ten una manta cerca, en el caso de que tengas frío.
Levantar la parte superior del cuerpo te ayudará a evitar los ataques de tos. Si no tienes la cantidad suficiente de almohadas, usa mantas o toallas dobladas para levantar el cuerpo.

Toma analgésicos de venta libre y antipiréticos. A menudo, el coronavirus causa dolor corporal y fiebre. Afortunadamente, los medicamentos de venta libre como el ibuprofeno (Advil, Motrin), el naproxeno (Aleve) o el paracetamol (Tylenol) pueden ayudar. Consulta antes con tu médico para asegurarte de que puedas tomar analgésicos de venta libre de manera segura. Luego, toma los medicamentos según las indicaciones del envase.
No les des aspirinas a los niños o adolescentes menores de 18 año, pues podría causar una condición potencialmente mortal llamada Síndrome de Reye.
No tomes dosis mayores a las indicadas en el envase, por más que no te sientas mejor.

Usa un humidificador para aliviar las vías respiratorias y atenuar el moco. Es muy probable que tengas dolor de garganta y drenaje de mucosidad, por lo que un humidificador podría ayudarte. La humedad de dicho artefacto permite humedecer la garganta y las vías respiratorias, lo que puede ayudar a diluir la mucosidad.
Sigue las indicaciones del humidificador para usarlo de forma segura.
Lava bien el humidificador con agua y jabón entre cada uso para que no se formen hongos de manera accidental.

Bebe muchos líquidos para ayudar a sanar tu cuerpo. Los líquidos ayudan al cuerpo a luchar contra la infección y a diluir la mucosidad. Bebe agua, agua caliente o té para mantenerte hidratado. Además, bebe sopas a base de caldo para incrementar la ingesta de líquidos.

Las bebidas calientes son una mejor opción y también ayudan a calmar el dolor de garganta. Bebe agua caliente o té con gotas de limón y una cucharada de miel.

Cómo prevenir el coronavirus

Lávate las manos con agua y jabón para reducir el riesgo de infección. La mejor forma de prevenir el contagio es lavarte las manos con la mayor frecuencia posible. Mójate las manos con agua tibia y aplícate un jabón suave. Frota ambas manos y forma una espuma durante 20 o 30 segundos. Luego, enjuágatelas con agua corriente tibia. Esto equivale al tiempo que te toma cantar el “Feliz cumpleaños” dos veces.
La Organización Mundial de la Salud recomienda no solo frotarte las manos palma con palma, sino también entrelazar los dedos de diferentes formas para asegurarte de que todas las superficies estén limpias. Usa una toalla de papel con la que te secas las manos para cerrar el grifo.
Siempre debes lavarte las manos antes de comer o beber algo. Sin embargo, también es mejor lavarte las manos cada vez que estés en público o después de estar cerca de alguien que sospeches que podría estar enfermo.
Si no puedes lavarte las manos, utiliza un gel antiséptico que contenga de 60 a 95 % de alcohol. Los porcentajes de alcohol mayores al 95 % son en realidad menos efectivos.

Mantén las manos alejadas de los ojos, la nariz y la boca. Es posible que entres en contacto con el coronavirus a través de una superficie, como un picaporte o una encimera. Cuando esto ocurre, los gérmenes pueden permanecer en las manos, por lo que puedes infectarte fácilmente si te tocas el rostro con las manos sucias. Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca, en el caso de que tengas el virus en la piel.
Si necesitas tocarte el rosto, lávate primero las manos para reducir el riesgo de infectarte.

Aléjate de las personas que tosan o estornuden. Dado que el coronavirus es una infección respiratoria, toser y estornudar son síntomas comunes que, además, liberan el virus en el aire, incrementando el riesgo de infección. Mantente alejado de las personas que parezcan tener síntomas de una infección respiratoria superior.
En caso de ser apropiado, pídele a la persona que se aleje de ti. Puedes decirle algo así como “He notado que estás tosiendo. Espero que te sientas mejor pronto, pero por favor aléjate para no contagiarme”.
Si conoces a alguien que ha estado cerca de personas enfermas, es recomendable que también tomes tu distancia social

No estreches las manos con las personas, ya sea que muestren síntomas o no. Por desgracia, las personas que están infectadas con el coronavirus pueden propagar la enfermedad aun cuando no exhiban síntomas. Para protegerte, limita el contacto con otros solo por si acaso. Declina amablemente a estrechar la mano de alguien hasta que termine la amenaza de esta enfermedad.
Puedes decir: “¡Encantado de conocerte! Normalmente estrecharía tu mano, pero el CDC recomienda limitar el contacto personal hoy en día para prevenir la propagación del coronavirus”.

Desinfecta todos los días las superficies que se toquen constantemente con un producto que mate los virus. Desafortunadamente, el coronavirus puede permanecer en las superficies, como los picaportes, las encimeras y los grifos. Usa un aerosol desinfectante o toallitas con lejía para limpiar estas superficies diariamente. Asegúrate de que las superficies permanezcan húmedas durante aproximadamente 10 minutos para poder matar los virus de manera efectiva. Esto limitará el riesgo de que el virus permanezca en las superficies y cause una posible infección.
En tu casa, desinfecta el picaporte de la puerta delantera, las encimeras de la cocina y del baño, y los grifos.
En el trabajo, limpia las superficies que las personas suelan tocar, como los picaportes, las barandillas de las escaleras, las mesas y las superficies de los mostradores.
También puedes preparar un desinfectante al mezclar 250 mililitros de lejía con 4 litros (1 galón) de agua caliente.

Advertencias
Una infección grave de coronavirus puede causar complicaciones como la neumonía, por lo que debes visitar a tu médico si tus síntomas no mejoran o tienes dificultades para respirar.

Los antibióticos acaban con las bacterias, no con los virus. No te protegerán del coronavirus. El uso incorrecto de ellos puede ser nocivo para tu salud, por lo que tómalos tal como te lo indique el médico.

HAZ LOS CINCO
Ayuda a detener el coronavirus
1 MANOS Lávalas frecuentemente
2 CODO Tose en él
3 CARA No la toques
4 MANTÉN el distanciamiento social
5 CASA Quédate si puedes